2º Round

Queríamos volver a hacer hincapié en cosas que nos parecen importantes. Digamos que una de las misiones de los profesores es insistir de una y mil maneras en los objetivos fundamentales que plantea el curso como experiencia de aprendizaje.

1- UN CONOCIMIENTO >> DE LA REALIDAD
“Todo conocimiento es representativo. Tomar conocimiento de una realidad consiste en elaborar una representación de ella, de modo que lo realmente aprehendido en el conocimiento no es la cosa en sí misma, sino la representación de la cosa que hemos elaborado”.
Nuestro acercamiento a la realidad -del hogar- es múltiple y parcial porque lo realizamos cada uno como sujetos que somos. Vemos y entendemos el mundo doméstico desde nuestra propia subjetividad, desde nuestras costumbres, desde nuestras experiencias previas, desde nuestros prejuicios… Nuestra vida en casa llega a ser algo tan sumamente cotidiano y dado por hecho que no dedicamos ni un solo minuto a pensar en las cosas que hacemos, ni cómo ni por qué las hacemos (la rutina disuelve en gran medida nuestra capacidad analítica y crítica, y por lo tanto adormece también nuestra capacidad creativa y de transformar el entorno en el que vivimos).
“Tomar conocimiento de una realidad consiste en elaborar una representación de ella”. Dibujar minuciosamente la casa, hacer un levantamiento de ella en una maqueta, fotografiar y ordenar los objetos que contiene… son representaciones, son importantes elaboraciones de ella que nos han permitido conocer mucho mejor su realidad.
2- UNA MIRADA >> CREATIVA
La mirada de un arquitecto es necesariamente creativa porque tiene la voluntad de “interrogar la realidad”, y cuando interrogamos la realidad -cuando lo que nos rodea no es algo inevitable, sino inventable- empezamos a descubrir que hay pequeñas y grandes posibilidades de hacer mejor muchas cosas, o de hacerlas quizá simplemente de un modo distinto, con otras lógicas (esa es la raíz de la creatividad).
Dice el publicista Joaquín Lorente que “un creador es un reinterpretador de sus percepciones y sueños”. También dice que “lo primero que se necesita para ser creativo es querer serlo, una actitud que, aún pareciendo elemental, muchas personas rechazan para sí mismas” (y de esta manera castran una facultad que todos tenemos porque es congénita en los humanos). Para Lorente “el cerebro-esponja se carga de creatividad gracias a la observación y a la inquietud apasionada, que son los dos grandes absorbentes ingenuos y espontáneos, y también con el estudio y el análisis, que son dos premeditados fijadores de neuronas. En cualquier caso y sin la menor duda, el creativo no tiene por qué ser o evidenciar que es un personaje docto, cultivado y estudioso. El creativo es, por principio y ante todo, un inquieto abierto a la vida, un cerebro excitado por la transformación de lo existente“. (Piensa, es libre, Planeta, 2009).
Podemos decir que la creatividad es como una expansión de la mirada, de una manera de mirar abiertamente el mundo que nos rodea. “Una mirada abierta es una mirada creativa. Nuestro modo de mirar influye en nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestras acciones”. Consistiría en buena medida en “despertar la curiosidad, la inocencia, la capacidad de sorprendernos, de jugar y disfrutar, que el tiempo ha ido deteriorando” (mientras nos hacíamos adultos).
3- ACTUAR SOBRE >> COMPORTAMIENTOS
Nuestro curso propone que trabajemos experimentando sobre comportamientos; interviniendo sobre la idea y sobre los usos del ocio doméstico, sobre las posibilidades vitales del disfrute hogareño (concepto amplio y ambicioso). Los comportamientos son esos modos de ser y de estar en nuestra casa (solos o en compañía) -muchas veces ritualizados, automatizados- que son momentos en los que realizamos actividades ligadas íntimamente a espacios, a tiempos, a personas, a objetos -mobiliarios, máquinas, utensilios, ropas, alimentos, etc…-, a animales y plantas y también a energías, a fluidos (electricidad, luz, temperatura, sonido, agua, aire, etc…).
Trabajar sobre todas esas situaciones es la otra elaboración de la realidad que pide este curso (este taller). Cuando nos concentramos en cualquiera de nuestros comportamientos de higiene, de descanso o de alimentación lo que estamos haciendo es iniciar una elaboración que haga emerger otras posibilidades dentro de esa misma realidad; otras maneras de ser y de estar que nos gusten más, que nos satisfagan más, que nos emocionen y estimulen más… (y nadie lo va a pensar, ni imaginar, ni proyectar por nosotros… esa es la grandeza de nuestra creatividad).
Y en esa elaboración creativa de nuestra realidad cotidiana entrará todo: todo mi conocimiento y mis experiencias que llevo siempre conmigo y que voy acumulando con el tiempo; toda mi capacidad de concentrarme en el asunto concreto que se me plantea en este momento (analizándolo con rigor, estableciendo relaciones, haciendo hipótesis, intuyendo posibilidades…); toda la sabiduría ajena que me puedan aportar referencias avanzadas -de otras personas, de otras disciplinas- que pueda ir encontrando en el proceso de trabajo (cosas sugerentes, inspiradoras); y por supuesto toda mi voluntad de querer pensar, de querer aportar, de querer hacer, de querer arriesgar, de querer demostrarme, de querer experimentar (en primera persona… porque además el curso me lo está pidiendo expresamente… ¡¡¡qué esto va sobre vosotros!!!!).
4- UN TRABAJO >> CONSTANTE
Suponemos que todos conocéis bien la célebre máxima de Picasso que decía “la inspiración siempre me pilla trabajando”. De un modo un poco más vulgar podríamos decir que “las lleva claras todo aquel que aspire a hacer algo de calidad sin esforzarse”. Todos sabemos que no se puede aspirar a la excelencia sin que haya sacrificio y mucho trabajo detrás. Un proyecto es algo que requiere de esa constancia, de ir sumando tiempos de trabajo, que son tiempos de desarrollo, de evolución, de construcción de algo (es un proceso… no existe la magia).

Un testimonio muy bonito de esto es la breve nota manuscrita que redacta Le Corbusier como prefacio a la publicación de sus Obras Completas (1910-1960) y que empieza así: “Es un poco extravagante haber trabajado tanto. El trabajo no es un castigo, ¡trabajar es respirar! Respirar es una función extraordinariamente regular: ni demasiado fuerte, ni demasiado suave, pero constantemente. Hay constancia en el adverbio “constantemente”. La constancia es una definición de la vida. La constancia es natural, productiva -noción que implica el tiempo y la duración-. Hace falta ser modesto para ser constante. Constancia implica perseverancia. Es una palanca de producción. Pero es un testimonio de coraje -entendiendo el coraje como una fuerza interior que cualifica la naturaleza de la existencia-“.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: