El hombre que decidió no comer más.

En un post en su blog personal con el título “How I Stopped Eating Food”, Rob Rhinehart cuenta lo que le llevó a crear un sustituto alimentario que le provee al cuerpo con todo lo que necesita para vivir, y de manera saludable. Cuando lo escribió, llevaba exactamente 30 días alimentándose con Soylent, el sustituto llamado así a partir de una película de ciencia ficción de 1973, Soylent Green.

Ahora, tras superar los dos meses sin comer de manera convencional expresa que nunca se ha sentido mejor, según le explicó a la revista Vice: “Necesitamos las vitaminas y minerales, necesitamos los hidratos de carbono, no el pan; los aminoácidos, no la leche. Está bien comer si eso es lo que quieres, pero no todo el mundo puede permitirse el lujo o tiene el deseo de hacerlo”.

formula-1

La sustancia, un líquido amarillento, dice Rhinehart que tiene todos los nutrientes esenciales que un ser humano necesita para sobrevivir, sin los “agregados no nutritivos”. Una lectura de la receta revela que incluye en diferentes cantidades multivitaminas, hidratos de carbono, sodio, cloro, zinc, potasio, magnesio y los aceites de oliva y pescado, entre muchos otros ingredientes. Su teoría se basa en que si vamos directamente a la fuente y el cuerpo no tiene que descomponer los alimentos para extraer de ellos los nutrientes esenciales, el cuerpo ahorra energía y funciona de manera más eficiente.

Rhinehart explica su razonamiento: “Es fantástico no tener que preocuparse por la comida. No más hacer las compras, lavar los platos, decidir qué comer, se terminan las conversaciones interminables sobre los méritos relativos de la dieta libre de gluten, la paleo o la vegana. Las facturas de energía eléctrica y de agua serán menores. Ahorraremos horas al día y cientos de dólares al mes. Me siento liberado de un aplastante monotonía repetitiva. Soylent también puede ser bueno para la gente que tiene problemas para manejar su peso. Me resulta muy fácil perder o ganar cantidades precisas de peso mediante la variación de la proporción en mi bebida”.

Teniendo en cuenta que Soylent cuesta alrededor de 50 dólares por mes (y en promedio en EEUU gastan 604 dólares por mes en comida), una de las posibilidades que se plantea Rhinehart es la de alimentar a la población de los países en desarrollo, además de aquellos quienes no atisben un carácter de ocio en la comida y lo planteen como pura necesidad fisiológica.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: