Mi pasillo, mi pasirela

Para llevar a cabo el trabajo de esta semana sobre el ocio en la vivienda, relacionado con el tema de la higiene nos decidimos por la propuesta que trataba de solucionar el conflicto que se generaba los fines de semana a la hora de arreglarse las chicas para salir a tomar algo.

La problemática venía de que la casa, en la que viven tres amigas solo dispone de dos baños, y cuando quieren salir las tres a la vez la situación se vuelve caótica y estresante en la que una de ellas siempre le toca esperar a que otra de ellas acabe.

Decidimos pues dejar los baños para los momentos más íntimos como son los relacionados con la ducha y generar en una zona común un espacio destinado al hecho de cambiarse de ropa, maquillarse y peinarse.

Ese lugar es el pasillo, una zona que queda comunicada con las tres habitaciones donde cada chica tiene su ropa y en la que se dispone de espacio suficiente para que puedan compartir opiniones y gustos, a la vez que se preparan para la fiesta sin entorpecerse las unas a las otras.

Además la posibilidad de colocar el tocador en un armario que dispone la entrada y la posibilidad de usar el lavabo de la cocina en el caso de ser necesario hacían de la zona perfecta para este acometido.

 

 1

 

 

 

 

 

Nuestra propuesta constaba de dos partes:

-La primera consistía en forrar el pasillo de arriba debajo de espejos, crear un lugar casi profesional en el que las chicas se vieran fácilmente y de cuerpo entero, hasta entonces prácticamente imposible en cualquier lugar de la vivienda. A su vez todo el pasillo quedaría iluminado mediante una subestructura de focos para que en el momento del cambio de ropa se pudieran encender y aportar la luz de ambiente necesaria para una iluminación más intensa de lo habitual y a su vez el suelo quedaría forrado de moqueta  que las hiciera sentir modelos por unas horas.

2 

-La otra parte de la actuación correspondía al tocador que decidimos colocar en el armario de la entrada. Era el lugar perfecto porque a escaso metro y medio se encontraba el lavabo de la cocina que podía servirle a las chicas en el caso de necesitar una toma de agua pero la razón fundamental era porque era un espacio en el que el tocador podía quedar oculto cuando no se necesitara y desplegarlo cuando fuera conveniente. Por tanto, pensando en esa cualidad lo diseñamos de tal manera que tuviera gran cantidad de cajones y compartimentos en los que guardar todas las cosas de chicas y también que se pudiera subir y bajar para así quedar disimulado en la parte inferior del armario y darle uso a la barra de perchas. Además disponía de un frontal forrado de espejo y una iluminación en todo su alrededor.

 

 

 3

 

 

Realizamos una serie de simulaciones mediante fotomontajes para ver como quedaría el resultado final en el entorno de la vivienda y ver si nuestra idea tenía cabida en el entorno.

 45

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: